INFOWORKERS PARTICIPA DEL PUNTO DE ENCUENTRO DE MEDIDORES AUTOADMINISTRADOS

Bossio

 

 

MEDIDORES AUTOADMINISTRADOS

 

TECNOLOGÍA PARA LA INCLUSIÓN SOCIAL

FONPI nos propuso aportar metodología para el desarrollo del Punto de Encuentro cuys estructura de desarrollo exponemos a continuación.

La utilización de medidores autoadministrados del uso de energía eléctrica implica incorporar una tecnología que favorece al sistema de generación y consumo de energía eléctrica en diversos aspectos que describiremos a lo largo de este relato, pero de los cuales caben destacar que su instalación facilitaría la inclusión social de una enorme cantidad de compatriotas a  los que el actual sistema expulsa a la ilegalidad, que disminuiría drásticamente los escenarios de riesgo eléctrico y contribuiría a la paulatina normalización del sistema de distribución eléctrica al fortalecer el uso racional de la energía.

 

PUNTOS DE ENCUENTRO: UN CAMINO PARA EL DESARROLLO INDUSTRIAL CON JUSTICIA SOCIAL

Los procesos de industrialización basados en la explotación y el sacrificio de los pueblos son, además de injustos, inviables en el largo plazo.

La esclavitud, la desigualdad social crónica, las escandalosas brechas  entre ricos y pobres son origen y consecuencia de endémicas desigualdades que terminan frustrando, incluso, a quienes supuestamente son los beneficiarios de un equívoco desarrollo.

La Argentina puede transitar un camino diferente para su crecimiento industrial

El resguardo de los intereses superiores de la sociedad y la búsqueda de consenso para dar respuesta a los intereses sectoriales, constituyen una práctica superadora del predominio de un sector en desmedro de todos los demás.

 

Estado, empresarios, trabajadores, técnicos, académicos y demandantes de tecnología constituyen un “hexágono virtuoso” que permite el desarrollo industrial con justicia social.

El Foro Para una Nueva política Industrial FONPI promueve ámbitos de consenso para el desarrollo industrial. La Jornada de Reflexión sobre la Industria Electrónica resulta un ejemplo de que este camino es posible, a través de una metodología exitosa para avanzar en la búsqueda del desarrollo industrial mediante el consenso social.

PUNTO DE ENCUENTRO es el ámbito permanente de convergencia de los protagonistas del hexágono virtuoso que, a través de la exitosa metodología  que practica esta entidad, aporta al objetivo de desarrollo industrial con justicia social.

PUNTO DE ENCUENTRO MEDIDORES AUTOADMINISTRADOS

  1. El origen: a partir de un pedido realizado, por nota del 12 de febrero de 2015, al FONPI por la empresa distribuidora de energía eléctrica Edenor SA expresando la necesidad de desarrollar la producción local de medidores autoadministrados, el FONPI dio comienzo al procedimiento de creación del Punto de Encuentro Medidores Autoadministrados PEMA.

 

 

 

 

  1. Objetivo del PEMA: Alcanzar la articulación de los vértices del Hexágono Virtuoso que permitan la producción local de los medidores autoadministrados de acuerdo a los más altos estándares de calidad, el crecimiento sustentable de las empresas involucradas y la creación de puestos de trabajo de alta calificación.
  2. Definición del desafío. El PEMA se plantea la tarea de generar las condiciones suficientes y necesarias para que la industria electrónica local produzca el elemento requerido para alcanzar un mejor uso de la energía eléctrica y promover una alternativa sustentable que favorezca a:
    1. los usuarios pertenecientes a estratos de la población con bajos ingresos y/o los que precisen de suministros transitorios de energía eléctrica
    2. las Empresas Distribuidoras de Energía.
    3. La Industria Electrónica Argentina.

UN ENCUENTRO DE SECTORES QUE GENERA SOLUCIONES

A los usuarios de energía eléctrica con menores recursos económicos.

La modalidad vigente para la conexión y utilización de la energía eléctrica genera graves inconvenientes a sectores de usuarios, en particular a los de menor capacidad económica. El cobro bimestral de los consumos implica la obligación de pagar montos importantes para una población acostumbrada a la economía del día a día, con poco margen y escasa  práctica para la previsión en la administración del dinero. Habitualmente estos sectores no cuentan con servicio de gas por red. Esto lleva a que consuman aún más energía eléctrica, debido a que es utilizada para cocinar, calefaccionar y calentar agua.

El problema económico sostenido en el tiempo, ha generado la peligrosa práctica del “enganche” con los peligros de vida que implican las conexiones clandestinas. La costumbre de “colgarse”, promueve el consumo indiscriminado de la energía eléctrica, alienta la exclusión social y es injusta con el resto de la sociedad, que paga los costos de sostener un sistema inequitativo.

A las empresas distribuidoras de energía eléctrica.

Las penalizaciones aplicadas por las empresas proveedoras de energía han demostrado ser ineficaces, además de económica y operativamente inadecuadas. Más allá de la voluntad de los usuarios, los acuerdos comerciales de normalización en muchos casos no han podido ser sustentables en el tiempo, debido a la falta de la mencionada cultura de administración del dinero.

 

A la industria electrónica argentina.

La Industria Electrónica Argentina está en condiciones de desarrollar y producir en forma masiva medidores auto-administrados que cumplan con los estándares internacionales y se adecúe a las necesidades técnicas y sociales del país y la región.

 

La normativa debe adecuarse.

El medidor auto-administrado es la herramienta que posibilita la correcta aplicación del Decreto 516/2015 que crea el “Programa de Inclusión Eléctrica Nacional (PROINEN)” y facilita el acceso de todos los sectores sociales a una conexión de energía eléctrica segura y confiable, que fomenta el uso racional de la energía eléctrica.

Actualmente no existe una norma IRAM para ensayo de medidores prepagos, sino que se utiliza una norma IEC elaborada por y para el mercado europeo; la cual no contempla las variables y usos existentes en Argentina.

Los Entes Regulatorios oficiales provinciales y nacionales no cuentan con un criterio unificado para el uso de Energía Prepaga. Es fundamental lograr un criterio global que además se adapte para las necesidades de otros países, a fin de lograr un producto factible de exportación.